La insólita reunión de la DEA con el gobierno de Sinaloa

0
32







MGIDs
Loading...

Hace dos semanas publicamos en Ríodoce una nota que en principio parecía extraña. A hurtadillas, sin que casi nadie se enterara, el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, se reunió con Uttam Dhillon, director interino de la Administración para el Control de Drogas en Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés). Fue, se lo dijeron al reportero, “por invitación del gobierno estatal”.

Lea: La DEA visita Sinaloa https://bit.ly/2oxyS1d

Al funcionario de la DEA —acompañado por el ministro consejero de la Embajada de Estados Unidos en México, John S. Creamer — se le presentaron datos que hablan de la disminución de la violencia en la entidad, particularmente en el rubro de homicidios, se le señalaron logros en cuanto a destrucción de laboratorios de metanfetaminas, las bondades del uso de drones para detectarlos. Al final se pidió a la DEA apoyo en dos rubros: dinero para comprar tecnología y mejorar los sistemas de seguridad y que Sinaloa sea excluido de la lista de entidades que los turistas gringos no deben visitar.

Atrás quedaron los días en que saber que la DEA andaba en Sinaloa era condenable. Lo hicieron cuando todavía el gobierno federal no aceptaba que los gringos estaban colaborando en el combate al narcotráfico, por mantener una aparente defensa de la soberanía. Los agentes de la DEA se daban el lujo, encapuchados, de detener hasta empresarios —así lo publicamos— y obligarlos a poner sus manos en un escáner para registrar sus huellas. Calderón les abrió la puerta grande. Ahora los agentes de la DEA hasta se dan el lujo de escribir libros donde detallan los operativos para atrapar capos, como lo hizo Andrew Hogan, ahora ex agente de la DEA y que escribió un libro revelando los detalles de la segunda captura del Chapo Guzmán en Mazatlán, en febrero de 2014.

¿Qué buscan al venir a Sinaloa ahora en papel de supervisores? No estamos hablando de cualquier lugar, sino de la cuna del narcotráfico en México. Y lo hacen justo dos meses después de la sentencia a Joaquín Guzmán Loera en Brooklyn, NY. ¿Significa que hay una nueva relación entre el gobierno mexicano y los Estados Unidos en materia de combate a las drogas? ¿Cambia la estrategia de uno y otro país? O es solo un intercambio de intereses entre el gobierno de Sinaloa y la agencia norteamericana. No hay que olvidar —y así lo hizo saber Quirino Ordaz cuando se hizo pública la reunión—, que le pidieron a la DEA que les ayudaran a que Sinaloa fuera excluida del warring, esa alerta que se emite cada año para que los ciudadanos norteamericanos no visiten ciertos lugares del mundo, sobre todo por el tema de la violencia.

Debieron hacer una evaluación de riesgos al promover esa reunión pero apenas ellos lo saben. En otros tiempos se hubiera tomado como un jugar con fuego. A menos que las reglas hayan cambiado. Ya no está el Chapo, ¿vuelta a la página? ¿Y Rafael Caro Quintero? Miguel Ángel Caro, su hermano, acaba de salir y nadie duda que para incorporarse al mismo negocio que lo tuvo 17 años en una prisión de California. A menos que se dedique a hacer periodismo, a vivir de la poesía o a dar clases de inglés, porque de todas esas habilidades obtuvo constancias durante su prisión.
Vale que la reunión se hizo en tiempos de la paz narca, que no hay una guerra al interior del cártel de Sinaloa y que todo pareciera marchar viento en popa bajo acuerdos que involucran a los hijos de Joaquín Guzmán, a Ismael Zambada y hasta lo que quedó del clan de los hermanos Beltrán Leyva. No hubiera sido posible en medio de un conflicto interno.

Lea: Quirino pidió recursos a la DEA https://bit.ly/2nXg6jO

Destaca que se haya puesto atención en el punto de los laboratorios que han sido destruidos porque las drogas sintéticas son las que están matando decenas de miles de norteamericanos por sobredosis. Es algo que les preocupa, más que la mariguana o la producción de amapola y heroína. Y la razón es muy sencilla: los productores han estado sustituyendo el cultivo de estas dos plantas y han estado sembrando laboratorios en la sierra. No solo en la ciudad. En los valles y en la sierra, porque encontraron que el negocio está ahora en las drogas sintéticas, sobre todo el Fentanilo, la más mortal.

Bola y cadena
¿HABRÁ RESULTADOS EN ESTE RUBRO? No. Y en todo caso será como los resultados que la SEDENA presentaba cada año en cuanto a destrucción de plantíos de mariguana y amapola. Pasaron décadas y nunca se supo que ésta hubiera sido una estrategia acertada para el combate al cultivo de estupefacientes. Los 26 narcolaboratorios destruidos que el gobierno de Sinaloa presentó a la DEA como “resultado” de su esmero en combatir el narcotráfico, son equivalentes a 26 pelos de un gato.

Sentido contrario
A LA VUELTA DE CINCO AÑOS de ocurrida la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes de Ayotzinapa, aparecen luces que irían en contra de la llamada “verdad histórica”. Aunque decenas de involucrados estén recobrando su libertad, hay nuevos indicios para encontrarlos. Sobre todo voluntad del gobierno para ello. Y no es poca cosa. Por el contrario. La esperanza, entonces, está justificada.

Humo negro
QUE BUENO QUE EL DERRAPE DE PEDRO SALMERÓN —ex titular del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México— esté sirviendo para retomar el tema de la guerra sucia que padeció México en los años 70’s, cuando cientos de jóvenes, muchos de ellos guerrilleros, pero también estudiantes que nada tenían que ver con los movimientos armados, fueron asesinados, desaparecidos, torturados. Nunca se castigó a los culpables de esa guerra sucia. En Sinaloa, vale recordarlo, hay todavía 42 desaparecidos entre los años 1975-1979. 42 velas encendidas. Todavía.

Columna publicada el 29 de septiembre de 2019 en la edición 870 del semanario Ríodoce.

ALl Video 4you
Loading...